Comentarios filosófico-literarios: Criticismo Poético – Tzara o “que el hambre sea claridad”

Comentario filosófico-literario de

Criticismo Poético

– Tzara o “que el hambre sea claridad-

 por Clara Vidal

“EL DOMADOR DE LEONES RECUERDA

mírame y sé color

más tarde

tu reír como sol por liebres por camaleones

aprieta mi cuerpo entre dos líneas anchas que el hambre sea claridad

duerme duerme ¿ves? somos pesados antílope azul sobre glaciar oreja en las piedras bellas [fronteras oye la piedra

viejo pescador frío grande con letra nueva aprender las muchachas de hilo de hierro, y azúcar [ giran largamente los frascos son grandes como los parasoles blancos oye rueda rueda roja

en las colonias

recuerdo olor de limpia farmacia vieja sirvienta

caballo verde y cereales

cuerno grita

flauta

equipajes corrales oscuros

muerde sierra ¿quieres?

horizontal ver1

Tristán Tzara, Veinticinco poemas (Veingt-Cinq Poemes), 1918

.

Tristán Tzara2 nació en Moinesti (Rumanía) en 1896. Perteneció a una familia acomodada, que favoreció su movimiento en todos aquellos aspectos culturales que formaron parte de su interés. Estudió Filosofía y Matemáticas en Suiza. Allí, entabló contacto con artistas de toda Europa y, dentro de la facultad, con filósofos como Nietzsche y Bergson que influyeron directamente en su producción –tanto la Dadá3 como la posterior–.

Entre todas las personas que formaron parte de la vida de Tzara, Hugo Ball fue uno de sus grandes conocidos y amigos. Se convertiría en alguien muy importante por varios motivos, tanto personales como profesionales. En este momento en el que encuadramos a la poesía dadaísta, París está de moda. Es la ciudad que acoge cualquier propuesta modernista. Todos los artistas, franceses o no, se trasladan a vivir a París. Tzara, que es de origen rumano, también se instala en París y se convierte en uno de los más famosos directores de las vanguardias europeas.

El anteriormente nombrado Hugo Ball había creado un cabaret artístico envuelto en este panorama artístico. Es allí donde nace “Dadá”, que se conformaría como uno de los movimientos –sino el que más– más renovadores, modificadores, innovadores, regeneradores, reformadores y novedosos del siglo XX. “Desde 1916 a 1919, ya en Zurich, el dadísmo4 fue una verdadera eclosión de vitalidad, de rebeldía, de capacidad creadora5”. El surrealismo, ligado a Dadá, nació gracias a la revista Litterature, cuyo grupo tomó contacto con Tzara. Este grupo fue el que formó, más tarde, el surrealismo, pero Tzara nunca se adhirió a ese otro movimiento plenamente, pese a que sí tomó cierto contacto durante unos años6. Cuando se plantea el tratamiento del término “Dadá”, suele ser referido como para denominar a una corriente menospreciada. A su lado, aparece, generalmente, el “surrealismo”, ligado al Dadá pero, este sí, con una connotación positiva. Sin embargo, hay que tener en cuenta que fue el dadaísmo el que posibilitó otras corrientes como la surrealista –y no al revés–, el Arte Pop o el estridentismo.

La poesía de Tzara en su época dadaísta responde exactamente al planteamiento de la corriente Dadá. Se ajusta a la lírica dadaísta pura. Esta parte de su obra permaneció ocultada mucho tiempo debido a que carecía de interés. No ocurrió lo mismo con sus manifiestos7, que sí fueron muy importantes para un gran número de escritores. Y, a pesar de ser así, es un poeta creador de claves definitorias propias de la poesía moderna. Busca, teniendo como límite a la propia escritura, un universo poético personal.

En toda su producción, Tzara persiguió la superación idiomática que estaba ofrecida por el simbolismo. Él intentaba conseguir una lengua que fuese capaz de expresar todo lo que un hombre moderno de su tiempo necesitaba. Es por esta razón que la poesía se desarticula y da de sí hasta crear lo absurdo, lo insensato, aquello que niegue a la sociedad humana. Tiene la ambición de instaurar lo idiota, la imitación mímica, la improvisación a través de textos espontáneos. Es una poesía libre pero evocativa; provocativa, que mueve –o pretende mover– conciencias. Incluso utilizan, los dadaístas, comunicados de prensa que resultan instigadores para mover masas: “Hecho inaudito, todos los dadaístas se harán rapar la cabeza en público […]”. Pretenden romper la lógica del lenguaje8 y desplazar a la razón. Quieren aniquilar moldes y sobrepasar las barreras del arte. Dadá quiere crear una manifestación del escándalo9. Pese a esto, no ha de entenderse la poesía de Tzara como incompresible, sino libre frente a las definiciones abstractas de otros dogmas, que resultan rígidas y poco artísticas. El dadaísmo quiere destruir todos esos códigos y sistemas que han sido establecidos. Su postura se podría definir como “anti-“: -literaria, -artística, -poética, -belleza…

El período Dadá abarca desde 1916 hasta 192310. Tzara es el autor de un conjunto de manifiestos que fueron los más importantes para este movimiento vanguardista. “Dadá”, “Tzara” y el “nihilismo” están muy próximos porque normalmente se dice que el movimiento dadaísta de Tristán Tzara fue nihilista. La época de su vida en la que desarrolló teorías y manifiestos sobre el dadaísmo influyó, incluso, en su creación posterior. Cuando la época Dadá se está acabando, la crisis afecta a los escritores de manera directa. Tzara encontró numerosas complicaciones para publicar sus libros –muchos de ellos no recogidos hasta 1929–, incluso cuando estaba dispuesto a correr con los gastos de imprenta11. Debido a esto, al acabar el movimiento, sus publicaciones disminuyen. Cambia su actividad y su ideología y llega, incluso, a involucrarse durante seis años en el surrealismo –corriente que antes rechazaba–.

Tzara pretendía usar un lenguaje irracional que desubicara a su oyente. Un sinsentido que provocase la interiorización de un absurdo. Para conseguir esto, utilizaba métodos o procedimientos perplejos que resultaban también incomprensibles. Él mismo escribió unas instrucciones para hacer poesía dadaísta. Se basaban en coger un periódico, escoger un artículo de una extensión aproximada a la que se quería que tuviera el poema, recortar con cuidado las palabras, meterlas en una bolsa o sombrero, removerlas para que se mezclasen e ir sacando papelito a papelito, pegándolos, por orden, en un papel.

El orden de extracción de la bolsa no podía ser alterado. El procedimiento, desde un primer momento, roza lo absurdo. Lo cómico se usa como método para agredir a la realidad. El impacto provocado pretende causar el efecto de traumatizar a ese oyente descolocado y romperle todos los esquemas de los dogmas y tradiciones anteriores. De esta manera, se crea uno nuevo donde la palabra tiene como función retar al poeta. El escritor se tiene que limitar a recoger la palabra que le ha salido aleatoriamente del sombrero y corresponder a su significado, tras entenderlo, mediante la creación del poema.

Así, el poeta sería, para Tzara, absolutamente original12. Y ese poema sería reflejo de su personalidad13. La creación artística en poesía se pone aquí al nivel de la vida cotidiana. Se introduce una tarea artística –la poesía– como un juego –papelitos metidos en un sombrero–, y se la considera literatura, sin importar el porqué14. Lo que le interesó a Tzara, no obstante, fue siempre la poesía, no la literatura en general. Él criticó a otras corrientes artísticas, como la futurista o el cubismo, por buscar un perfeccionamiento intelectual. Dadá, en cambio, se recrea, desafía, juega, es espontánea15. Comparte con el surrealismo el ataque contra la literatura. El espíritu anti-literario, en ambas, se lleva a cabo desde dentro pero con armas literarias.

Todo este recorrido para llegar al poema quiere decir que la filosofía de las creaciones poéticas de Tristán Tzara no está en el texto mismo, sino en el proceso y los procedimientos previos a su creación. La forma en la que se rebela Tzara para “matar” –metafóricamente– al texto como concepto, sin tener una creación preconcebida, es la que hace vivir a su poesía. La poesía es, pues, no un elemento acabado, resultado de un trabajo intelectual, sino un proceso de ruptura contra las doctrinas establecidas, que tiene como resultado un poema. Es una preocupación gnoseológica. Intenta conocer –y reconocer– el mundo de manera crítica. Este tipo de pensamiento se liga a la posibilidad de que exista (o no) conocimiento de lo que es o significa la poesía. Es una postura criticista; esto significa que la filosofía de los hombres del movimiento Dadá intenta trazar fronteras y no abarcar algo que no compete a la producción poética como esencia misma encerrada en ella.

El enigma gnoseológico tiene que ver también con otro punto de vista de la filosofía: la ontología o saber totalizador. En cuanto a lo general, desde la perspectiva ontológica, Dadá intenta dar una pluralidad al poema, que se presenta alcanzable para todos; pretende un cambio, una novedad; y quiere que se produzca, además, por accidente. Siguiendo los pasos dados en el manifiesto, conseguiremos el verdadero poema Dadá. El resultado del proceso seguido consistirá en un poema desvertebrado, espejo de una personalidad rompedora, inconformista, propia del criticismo. Busca dejar claro que un poema hecho que esté ligado al dadaísmo –en forma o idea– supera a cualquier movimiento o escuela literaria. Dadá es lo mejor que ha dado la literatura y es, más que un estilo, un concepto espiritual que no muere en 1923, sino que se perpetúa junto con esos espíritus impregnados con la vanguardia. Dadá es, simplemente, una etapa, un nombre16. Sin embargo, el conflicto crítico-filosófico de la creación de sus poemas es tan eterno como un poeta quiera.

En conclusión, podemos entender que sea probable –en la época en la que se desarrolló el dadaísmo– una necesidad de este tipo de poesía, debido al apuro que experimentan estos escritores de cambiar la realidad exterior, contraria a sus deseos. Actualmente, un poema Dadá no sería aceptado de la misma manera. En su momento, hubo un conjunto de escritores que se conformaron como grupo y acordaron pertenecer a un movimiento cuyo nombre dio lugar a una corriente: la dadaísta. Hoy, un poema único, suelto, que no pertenezca a nada mayor, resulta impensable. Al menos para formar parte de un libro; es decir, un conjunto.

Cuando un escritor quiere publicar un poemario en el siglo XXI, tiene que tener un repertorio que le permita distinguir una singularidad que una a todos los poemas que presenta como antología. El libro tiene que tratar de un tema. Incluso tiene que tener un título que represente a todos los poemas que dan forma al libro. Esto, mediante el procedimiento Dadá, resulta impensable… Aunque todos los artículos elegidos sean de ciencia o de naturaleza. No sería posible alcanzar un único tema para XIX poemas, como encontramos en El hombre aproximativo, con ese procedimiento.

Actualmente, el contenido significativo de un poema se basa y se encuentra en el poema mismo, no en el proceso vivido durante su creación. Las palabras expresan y el poeta debe buscarlas con empeño hasta hallar aquellas palabras que expresen mejor lo que desea, y no entender lo que una palabra aleatoria le “diga”. Se busca el término más exacto, no la definición –o conjunto de definiciones– más aproximada a una interpretación. La meta no es impactar ni traumatizar al lector, sino entrar en contacto con él. “Llegarle”, que coloquialmente quiere decir ‘mover sentimientos de cualquier tipo’ pero no ‘perturbar’ –al menos necesariamente–, como pretende Dadá. Además, se busca encarecidamente el perfeccionamiento lírico, trabajado mediante recursos estilísticos y la retórica; ocupación y esfuerzo que Dadá rechaza. Hoy, un reconocido “poema bueno” es muy elaborado. El crítico, al analizarlo, encuentra muchos menos recursos literarios de los que el poeta usa –conscientemente– mientras crea. Contando con la cantidad de aspectos comentables que el crítico encuentra, es impensable el número de recursos que maneja y de los que dispone el poeta.

Por todas estas razones, no hay una corriente mejor que lo sea por siempre, a lo largo de la historia. Los movimientos literarios se renuevan por la necesidad histórica, cultural y sociológica con la que se enfrentan los escritores de cada época. Sí, es probable que Dadá fuera la mejor expresión artística en poesía en su época de auge; pero declinó por una razón y no es capaz de eclipsar al resto de corrientes. Su menor difusión da paso a otras, posibilita que nazcan o crezcan. Igual que podemos disfrutar de un poema Dadá, moviéndonos a esa corriente desde la actualidad, viviendo una situación histórica muy diferente, también podemos disfrutar de otras formas de poesía, como la renacentista, que dista mucho de lo que se está creando y componiendo en la actualidad. Dadá es para mí, para ti, para un lector actual, lo que Anaxandrides17 pudo significar para Tzara: un viaje en el tiempo que es posibilitado por las líneas que un poeta ha dejado escritas.

.

Bibliografía citada y bibliografía seleccionada

∟ Arroyo Cantón, Carlos y Berlato Rodríguez, Perla, Lengua castellana y literatura 2: Serie contemporáneos, Navarra, Oxford, 2009.

∟ Arroyo Cantón, Carlos y Berlato Rodríguez, Perla, Lengua castellana y literatura 1: Serie clásicos, Navarra, Oxford, 2008.

∟ Deco, Francisco (introductorio, traducción y notas) en Tzara, Tristan, De nuestros pájaros, Cádiz, Universidad de Cádiz, 2010.

∟ Millán, Fernando (prólogo y traducción) en Tzara, Tristan, El hombre aproximativo, Madrid, Visor, 1982. _ (traducción, selección y prólogo) en Tzara, Tristan, Poemas, Madrid, Visor, 1969.

∟ Navarro Tomás, T., Arte del verso, Madrid, Visor Libros, 2004.

∟ Renzo Morteo, Gian, Simonis, Ippolito, Teatro Dada, Barcelona, Barral, 1970.

.

Recursos electrónicos

∟ ArteEspaña, Dadaísmo, <http://www.arteespana.com/dadaismo.htm&gt; [8 de enero de 2013].

Biografías y vidas, <http://www.biografiasyvidas.com/biografia/t/tzara.htm&gt; [26 de diciembre de 2012].

∟ López Lupiáñez, Núria, El pensamiento de Tristan Tzara en el periodo dadaísta, en la Universitat de Barcelona <http://www.tdx.cat/bitstream/handle/10803/2034/Tzara.pdf?sequence=1> [25 de diciembre de 2012].

∟ Molina, César Antonio, “Ilustre seductor y camorrista”, en Universidade da Coruña <http://ruc.udc.es/dspace/bitstream/2183/9359/1/CC-014_art_8.pdf&gt; [25 de diciembre de 2012].

Relatos de la eternidad, <http://relatosdeternidad.forocreacion.com/t531-tristan-tzara-dadaismo&gt; [26 de diciembre de 2012].

∟ Valcárcel, Eva, “La representación de la fábula surreal”, en Universidade da Coruña <http://ruc.udc.es/dspace/bitstream/2183/9731/1/CC_38_art_25.pdf&gt; [25 de diciembre de 2012].

Wikipedia, <http://es.wikipedia.org/wiki/Tristan_Tzara&gt; [26 de diciembre de 2012].

Notas

1 Según la versión de: Tristan Tzara, Poemas, Madrid, 1969, 21.

2 Tristán Tzara, Tristán Tzará, Tristán Izara, Tristan Izara, etc.

3 “Dadá” es un término escogido al azar. Tiene muchas leyendas y teorías que hablan sobre el nombre. Lo cierto parece ser que un grupo de poetas se encontraban reunidos y tenían que escoger un nombre para el movimiento, que lo designara, así que Tzara abrió un diccionario y señaló una palabra. La palabra, francesa, dio nombre al movimiento: “dadá”, ‘caballito de juguete’. Pese al significado que existe en francés, para los dadaístas, “dadá” es cualquier cosa. Por eso va con mayúscula. No se refiere a nada concreto, no corresponde con otra realidad ya existente. Es algo novedoso que, por no existir, tenía que tener un hombre y, casualmente, fue ese pero podría haber sido cualquier otro. En la obra Teatro Dada de la editorial Barral que nombro en la bibliografía, hay una frase extraída de una fuente que no aparece indicada que afirma que: “El día en que la palabra Dadá fue encontrada, no quedó ya nada más que hacer. […] En esta sola palabra, Dadá, han agotado en un instante todo lo que tenían que decir, en cuanto a grupo”: Gian Renzo Morteo, Ippolito Simonis, Teatro Dada, Barcelona, 1970, 7. Lo que importa, no obstante, no es el nombre sino el espíritu que representa este término.

4 ‘Dadaísmo’. Supongo que en el texto aparece escrito “dadísmo” como una errata, porque no lo he encontrado en ninguna fuente más y, además, de escribirse así, al ser llana acaba en vocal, no llevaría acento gráfico.

5 Fernando Millán, en Tristan Tzara, Poemas, Madrid, 1969, 11.

6 En la decadencia del dadaísmo, que comentaré más adelante.

7 Como el Manifeste Dada 1918, uno de los más leídos en Europa.

8Biografías y vidas.

9 Probablemente esta filosofía se deba a los catastróficos acontecimientos sucedidos entre los años 1914 y 1918 (tiempo que dura la Primera Guerra Mundial o Gran Guerra).

10 Concretamente, acaba en junio de este año. La ruptura definitiva fue “en el curso de la Soriée du Coeur à barbe en el Théâtre Michel”. Se habían juntado para conmemorar a una obra de Tzara, pero fue saboteada por su enemigo (Breton), que era, con él, principal líder del movimiento: Francisco Deco, en Tristán Tzara, De nuestros pájaros, Cádiz, 2010, 18.

11 Francisco Deco, en Tristán Tzara, De nuestros pájaros, Cádiz, 2010, 16.

12 Original en el sentido de ‘propio, inventivo, no plagiado’. Pero la originalidad con el significado de ‘novedad’ entra en duda cuando las palabras de tu poema no son tuyas y ni siquiera escoges tú el orden en el que están dispuestas. Tan solo es tuyo la elección de un artículo, una extensión y… nada más. El resto es remover e interpretar el resultado.

13 Nuevamente se pone en duda la personalidad que pueda tener un poema que refleja una sucesión de palabras extraídas de manera azarosa. Lo único personal que ha hecho el poeta es elegir un artículo de periódico; hecho que resulta algo baladí e insignificante, cuando se comprueba el resultado.

14 Ideas desarrolladas por Francisco Deco en Tristán Tzara, De nuestros pájaros, Cádiz, 2010, 21 y siguientes.

15 Aunque ni siquiera lo es, puesto que parte de palabras que ya están escritas, aunque no estén interpretadas u organizadas con un orden fijo.

16 Como vimos, aleatorio.

17 Poeta cómico que vivió en Rodas en el siglo IV a.C.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

Blog en WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: