Comentarios filosófico-literarios: “1984” de George Orwell

Comentario filosófico-literario de

1984

de George Orwell

 por David Neira

Todos sabemos, en mayor o menor medida, lo que es una distopía. Intentaremos llegar a la esencia de esta utopía tergiversada a lo largo de este trabajo pero, grosso modo¸ podemos decir sin temor a equivocarnos que una distopía es un modelo literario de sociedad que suprime los derechos humanos bajo un control total, mayoritariamente desde un régimen totalitario.

Básicamente, este trabajo tratará, desde un punto de vista filosófico-literario, de las ideas filosóficas latentes bajo esta clase de sociedad presumiblemente irreal. Para ello, usaremos la obra cumbre de George Orwell: 1984, desencadenante de una enorme cantidad de debates y críticas sobre la sociedad planteada en la obra y la filosofía y ética de la misma aun hoy día. Este hecho resulta, cuanto menos, impresionante ya que Orwell escribió la obra en el año en 1948 en una especie de ejercicio profético.

En primer lugar, para comprender de manera adecuada la magnitud y todo el relieve que contiene esta obra deberíamos hablar del autor. La vida de Eric Arthur Blair, nombre original de Orwell, está profundamente marcada por 3 posiciones políticas que adoptó tras ciertos sucesos que relataremos más adelante: en contra del imperialismo británico, a favor de la justicia social y en contra de los totalitarismos nazi y estalinista.

Blair atravesó grandes problemas en su vida, uno de los cuales fueron los escasos recursos económicos con los que contaba su familia y que no le permitieron dedicarse a las letras. Debido a esta situación, se unió a la Policía Imperial India en Birmania que abandonará en 1928 después de desarrollar verdadero odio hacia el imperialismo británico de esa época. Tras pasar por una gran cantidad de trabajos y de adoptar su, ahora famoso, seudónimo; Orwell decidió , inspirado por Victor Gollancz, escribir sobre la pobreza de la clase obrera en el norte de Inglaterra. Llamó a su relato El camino a Wigan Pier y tras el adoptó esa postura a favor de la justicia social que influiría tanto en sus obras. Posteriormente, en 1936, llegó a España y se alistó como miliciano al partido de orientación trotskista POUM. Estando allí experimentó varias experiencias cercanas a la muerte, como un tiro en el cuello en las proximidades de Huesca, y después de esta experiencia decidió ponerse en contra de los totalitarismos, principalmente nazi y estalinista. A partir de 1947 pasó el resto de su vida entre hospitales intentando tratar su tuberculosis que le arrebató la vida el 21 de enero de 1950.

Estos tres posicionamientos tan propios del autor se transmiten a la que, probablemente, es su obra maestra de uno u otro modo. Empezando con el imperialismo que llega casi a su máximo potencial en la obra quedando en esta solo tres superpotencias: Oceanía, Eurasia y Estasia; que condensan todos los países antes presentes en años anteriores ( el libro no define exactamente hace cuanto comenzaron a ser llamados así). Por supuesto, a lo largo de la obra Orwell defiende, a través de los ojos del personaje principal, a la especie de clase obrera que habita en la obra (los proles) instándolos mentalmente a defenderse del sistema opresos y creyéndolos capaces de rebelarse correspondiéndose a esa postura a favor que mantiene el autor en lo tocante a la justicia social. La última influencia que recorre la obra es la de la rebelión contra los totalitarismos. No es para menos ya que es el tema principal en la obra: la rebelión de un solo individuo (dos más adelante en la obra) contra el Partido, que no es más que la encarnación literaria de los partidos totalitarios. Podemos observar, que ya desde el mismísimo planteamiento de la obra, ya está cargada con las ideas políticas de su autor que las lleva a su máximo exponente en 1984.

Aunque en este trabajo se parte desde la base de alguien que ha leído la obra en cuestión, me permito hacer una breve sinopsis del argumento a modo de guía con el fin de abordar la obra directamente y para refrescar un poco la memoria. 1984 nos narra la historia de Winston Smith, un empleado del Ministerio de la Verdad, que empieza a darse cuenta de las acciones que lleva a cabo el gobierno de Oceanía para manipular la mente popular y distorsionar la realidad, esta expresión cobra un sentido completamente nuevo en el libro debido a la técnica mental que utilizan llamada “doblepensar ” en la cual entraremos más adelante. Evadiendo en lo posible la vigilancia controlada de las telepantallas, Winston conoce y se enamora de Julia una joven rebelde desengañada del sistema como él. Juntos, intentar unirse a un grupo de resistencia contra el gobierno llamado la Hermandad, pero resulta ser una trampa del Partido. Se desconoce si realmente utilizaron un señuelo, O ‘Brien, o si realmente toda la organización es otro de los instrumentos de control del Partido. Posteriormente, torturan a Winston con unas técnicas que seguramente podrían clasificarse como inhumanas hasta que consiguen someterlo a la voluntad del partido e incluso haciendo que llegara a traicionar(aunque solo fuera de de palabra) a Julia. La obra acaba con Winston aceptando su destino después de reencontrarse con la que una vez fue su enamorada, dándose cuenta de que finalmente consiguieron que amara al Gran Hermano y, una vez conseguido esto, iba a ser asesinado.

Ya hemos hablado brevemente de la política que rodea la obra, en base a la experiencia personal del autor que transmitió a la obra, así que intentaremos ahora hablar un poco sobre la ética personal de Winston. En primer lugar, debemos decir que tenemos ante nosotros un personaje, cuanto menos confundido en lo tocante a sus ideales en la vida y que, por lo menos al principio, no sabe discernir entre lo que él considera el Bien y el Mal. Por supuesto, es destacable, aunque resulte obvio, que Winston no posee una voluntad libre para decidir sus ideales, cosa primordial en la Ética. Así , nos encontramos un personaje sumergido en vicios en la primera parte de la obra que puede ser un reflejo de la ética que mantienen en general los miembros del partido “rasos”.

Posteriormente en la obra, Smith sufre un cambio en cuanto a sus ideales: decide rebelarse contra el Partido, primero ligeramente y aumenta con el paso de la obra. Es más, todos sus cambios éticos: enamorarse de Julia, escribir un diario, intentar pensar por sí mismo,… son en mayor o menor medida actos de rebeldía contra el gobierno. Esto deriva en una búsqueda del deber social que con ello le trae felicidad (al enamorarse de Julia) así como posteriormente culpa (al traicionarla). Así que podría decirse que, la evolución de Winston se debe principalmente a la búsqueda de una voluntad libre y una vez alcanzada, adquiere el deber de lo que él considera hacer lo correcto. Por último, a través de las técnicas a las que es sometido, Smith finalmente abandona todo pensamiento mínimamente personal y abraza el pensamiento implantado por el partido de adquirir la técnica del doblepensar y de amar al Gran Hermano, a pesar de ser informado durante su tortura de que, más que probablemente, no sea más que un icono propagandístico o puede que precisamente por serlo pueda amarlo (debido a la evidente personificación del Partido en esa foto)

Antes de entrar en la última parte del trabajo en la que profundizaremos un poco más en las ideas políticas de 1984, debemos hacer un inciso en el cual daré una definición del concepto del doblepensar sacada de la propia obra:

Doblepensar significa el poder, la facultad de sostener dos opiniones contradictorias simultáneamente, dos creencias contrarias albergadas a la vez en la mente. El intelectual del Partido sabe en qué dirección han de ser alterados sus recuerdos; por tanto, sabe que está trucando la realidad; pero al mismo tiempo se satisface a sí mismo por medio del ejercicio del doblepensar en el sentido de que la realidad no queda violada. Este proceso ha de ser consciente, pues, si no, no se verificaría con la suficiente precisión, pero también tiene que ser inconsciente para que no deje un sentimiento de falsedad y, por tanto, de culpabilidad. El doblepensar está arraigado en el corazón mismo del Ingsoc, ya que el acto esencial del Partido es el empleo del engaño consciente, conservando a la vez la firmeza de propósito que caracteriza a la auténtica honradez. Decir mentiras a la vez que se cree sinceramente en ellas, olvidar todo hecho que no convenga recordar, y luego, cuando vuelva a ser necesario, sacarlo del olvido sólo por el tiempo que convenga, negar la existencia de la realidad objetiva sin dejar ni por un momento de saber que existe esa realidad que se niega… todo esto es indispensable. Incluso para usar la palabra doblepensar es preciso emplear el doblepensar. Porque para usar la palabra se admite que se están haciendo trampas con la realidad. Mediante un nuevo acto de doblepensar se borra este conocimiento; y así indefinidamente, manteniéndose la mentira siempre unos pasos delante de la verdad. En definitiva, gracias al doblepensar ha sido capaz el Partido —y seguirá siéndolo durante miles de años— de parar el curso de la Historia.”

Aunque un tanto confuso, es la definición más exacta de esta técnica que parece renunciar a cualquier tipo de individualidad en favor del Partido y adquiere un gran peso en la obra por lo necesario de su uso a la hora de dar prioridad a la información del partido antes que a los sentidos de uno mismo. Esto es muy revelador en lo tocante a comprender la ética particular de cada uno de los integrantes del Partido.

Ahora, por último, pero no menos importante como se suele decir; procederemos a destacar los puntos políticos de la obra aunque ya los hemos tratado pormenorizadamente al principio. Comenzaremos describiendo el Partido, el cual parece ser una mezcla entre un partido totalitario y comunista: controlando totalmente a las masas y actuando como una sola unidad. Observamos también, al principio de la obra, como el Partido reescribe totalmente el pasado de una manera que roza la desfachatez cuando borran noticias relativamente recientes y utilizan técnicas de control de masas como los Dos minutos de Odio de la novela apresando a cualquiera que no mostrara una expresión de ira en su cara. Por todo esto podemos decir que el Partido literalmente reescribe los conceptos de justicia e injusticia prácticamente subyugando la justicia al servicio del gobierno. Así como también muestra una férrea idea de la autoridad y la obediencia sin ningún tipo de tolerancia dominando totalmente a las masas. Por supuesto, la historia fue reescrita y, por lo tanto, no se sabe como llego el Partido al poder pero, en el momento en el que se narran los sucesos principales de la historia, el poder del Partido es, presumiblemente, ilegítimo.

Para finalizar, me gustaría dejarles con las principales lemas del partido (que posteriormente se descubre que son reversibles) ya que explican de la mejor manera posible la forma en la que el partido mantiene el poder:

“PAZ ES GUERRA”

“LIBERTAD ES ESCLAVITUD”

“IGNORANCIA ES FUERZA”

6 opiniones sobre “Comentarios filosófico-literarios: “1984” de George Orwell

Add yours

  1. Más vale tarde que nunca.
    Aún acabo de leer este comentario, que lo tenía en pendientes, en “No leído” de mi bandeja de entrada…
    Se me ha hecho muy corto, David. Veo que tu planteamiento no tiene nada que ver con el que enfoqué yo en mi trabajo. Pero nada. Es muy, muy diferente; de hecho, le pregunté a Guille si era el trabajo tutelado o qué, porque me descolocó cuando le eché un ojo, al ser publicado.
    Y se aprecia que lo hiciste como con prisa… Nos están machacando, en Grado…
    En fin.
    Está bien que lo tengas aquí. Espero que le sirva a alguien para hacer algún trabajo.
    A ver cuándo enchufo mi disco duro y paso el mío…

  2. Cuáles fueron tus conclusiones?, me encontré un resumen cualquiera acá.
    Igual bien para desempolvar la información.

  3. Hay un filosofo o pensador que dice que si al pueblo sele da mucha informacion y prosperidad sera muy facil manipularlo pues si se le presentan pruebas que es esclavisado este no querra aceptar esa verdad ya que eso lo sacaria de su comodidad…..yo no recuerdo su nombre….pero es exactamente lo que nos ocurre hoy….

  4. Yo creo que Orwell trata de hacer alusión a que esa realidad distópica puede ser, de manera muy camuflada, una realidad muy similar a la nuestra; tan solo depende de perspectiva. Todas las realidades que el Partido implanta y la forma de someter a un sistema de control tan inhumano se pueden ver, de cierta manera, en nuestra realidad actual, solo que en nuestro mundo están mucho mejor elaboradas para evitar su fácil identificación. Por otro lado, Orwell intenta darnos un mensaje de rebelión hacia las injusticias pero debemos hacerlo de una manera muy inteligente porque los gobernantes siempre pondrán trabas a los revolucionarios que intentan manejar masas de manera muy abrupta. La Hermandad, de cierta manera, hace alusión a esa rebelión, inteligentemente camuflada y que puede llegar a cambiar el mundo de una manera muy incomprendida, llena de métodos indirectos, pero no por eso deja de ser eficaz. Intenta que cada persona pueda formar parte de la Hermandad sin saber nada de ella. También, por otro lado, toda las torturas y maltratos que sufre Winston en la novela pueden ser interpretadas como el sufrimiento que pueden llegar a tener algunos dirigentes políticos, que intentan hacer como si la realidad que intentan implantar fuese real, intentan convencerse de muchas cosas que saben que son falsas y el daño que le hacen a personas hace que su conciencia los torture. Eso explicaría por qué Winston se vuelve un dirigente de alto rango luego, porque logró cambiar su percepción de realidad. Mi humilde opinión.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web ou un blogue de balde en WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: