Taller literario – Sesión 6: O cadáver exquisito

A sexta sesión do noso taller literario xirou en torno a palabras. Comezamos propondo temas xerais, pensando na antoloxía de relatos que dentro do taller estamos comezando a esbozar como actividade futura. Pensando nesto saíron algúns conceptos xerais: vinganza, suicidio, liberdade, loucura, traición, arte… Xa tiñamos a primeira parte da ecuación. Para esta sesión quería que exploráxemos un xénero que non tiñamos tocado apenas ata o momento, a poesía. Así que propuxen xuntar esos conceptos xerais con cousas máis materiais, máis mundanas, e que combinando as dúas palabras saíse algo interesante. Desta segunda tanda sairon termos como illa, león, ordinario, bicéfalo… agora quedaba facer o poema. Podedelos ver máis abaixo.

Porén, e dado que facer un poema curto non tería que levar tanto tempo, para esta sesión propuxen outra actividade, un clásico dos talleres literarios, moi divertido: o cadáver exquisito. Esto consiste en facer un texto comunal, mais cunha técnica dos surresalistas para romper as liñas causais. Partindo dun texto dado (no noso caso unha microhistoria de Franz Kafka), o seguinte participante ten que escribir un fragmento que continúe a historia. Mais da anterior parte só coñece a última frase e unha palabra que supostamente resume o contido do anterior. Así cada participante escribe a súa participación só guiado por unha leve idea do que aconteceu anteriormente e pode redilixilo sen preconcepto algún. A verdade e que quedou unha historia lóxicamente bastante discontinua e tola, mais precisamente é ese o seu maior atractivo: romper o ritmo lineal estándar. En “postproducción” cambiei algúns extremos, sobre todo pulindo partes entre fragmentos para que quedase algo un pouco máis unitario, mais sempre respetando o carácter especial do texto. Disfrutádeo, é moi interesante.

.

.

Cadáver exquisito

Pues somos como troncos de árbol en la nieve. Aparentemente yacen en un suelo resbaladizo, así que se podrían desplazar con un pequeño empujón. Pero no, no se puede, pues se hallan fuertemente afianzados en el suelo. Aunque fíjate, incluso eso es aparente. Y es que nada es permanente. Ni las ideas, ni las expresiones de la gente, ni siquiera sus principios. De repente, pensé que tenía que mentir, mentir para sobrevivir en este mundo de falsas apariencias y medias verdades. Valoré si merecía la pena, no pude encontrar respuesta.

No era cierto. No era cierto. No era cierto. Mi vida ya no tenía sentido porque NADA NUCA había sido cierto. Estaba allí, encerrado. No había aire ni luz. La humedad invadía todo y se colaba por mis fosas nasales. Allí, encerrado ¿Cómo iba salir, estando encadenado?

Me encontraba cansado, agotado. Todos mis miembros estaban agarrotados y rígidos. No podía moverme, pensar o gritar. Y esa maldita ave volvía siempre, con la periodicidad de un reloj. Venía a por mi hígado. Mi pobre hígado. Lo devoraba con ansia. Y luego me daba alcohol y al no tener hígado acababa siempre con un coma etílico. O algo así. Ese maldito buitre de bata blanca.

Con otra visita más al hospital pudo darse cuenta de que lo que realmente temía no era más que hacerle sufrir a otro su carencia. Su falta de salud. Su enfermedad que, tarde o temprano, lo mataría. Miedo a que matase a alguien más. Porque nada era lo que parecía.

Debían cerrar las entradas y salidas de la ciudad y ponerla en cuarentena. Si alguien tranportaba el virus al exterior la humanidad estaba condenada. La solución no era del todo ética ya que supondría la muerte de casi todos los ciudadanos. Pero sin una cura ¿qué otra cosa podían hacer? Nada. Debía permanecer en silencio y esperar lo peor. Nadie podía haber predicho tal cosa, todo demasiado rápido, cual águila de rapiña volando tras su presa. Sonó el teléfono, el dictamen era positivo, se había contagiado. Aún parecía quedar una esperanza para los sitiados, quizás podrían vivir con el medicamento de por vida ¿Alivio o condena? No sabía qué sentir.

Decidió que lo que había valido la pena alguna vez ya estaba atrás. Y si era por culpa de la enfermedad o del propio paso del tiempo la verdad es que no importaba mucho. Al final, como no podía ser de otra manera, decubrían de nuevo que eran troncos, y que ahora ya no quedaba ni nieve sobre la que esconderse. Lo aparente era explícito, y la mentira demostraba que, sencillamente, no había verdad.

.

.

.

Mentras escribíamos este relato comunal, fomos escribindo un pequeno poema, cada un coas palabras que escollera ao principio da sesión. O único requisito para este experimento era que había que implicarse de verdade coas palabras, e para iso tiñan que aparecer xuntas nalgún momento da composición. A verdade é que saíron cousas moi interesantes. Aquí os tedes, disfrutádeos

.

Maikel Chao Parapar

As súas palabras escollidas eran: Mecánica – Venganza

Análisis Oracional

La mecánica Venganza,
Sujeto de oración;
ordinaria y soez,
como rica aposición.
Recorre es el núcleo,
cual fuerte campeón;
el Universo, el lugar
que complementa cual sazón;
con elegancia y sencillez, modos
que emplea dicha traición.

Oración:

La mecánica Venganza, ordinaria y soez, recorre el Universo con elegancia y sencillez.

.

.

Guillermo Rodicio

As súas palabras eran:  Liberdade-Ordinaria

Miraremos para outro lado
na náufraga utopía asexuada;
cando todo triunfe,
e a gris pantasma da igualdade
vomite rutina uniforme

Leremos estupideces
só por escapar da lóxica aplastante
Crearemos novas razas
só para poder discriminalas
e comezaremos guerras
só para mostrar que somos mortais

A perfección, orfa de realidade,
voltará ao altar dos desexos non cumplidos.
E tiraremos a nosa liberdade,
tan ordinaria,
recoñecendo que non somos máis que animais,
mais animais aborrecidos

.

.

Lucía Laya

As súas palabras eran: Suicidio-Bicéfalo

Elija, compra, venda
consuma, disfrute y tire.
Use y gaste a su antojo
antes que el mañana expire.

Sangra el futuro yermo
de sus hijos sin herencia, mire
el fruto de la conciencia nula,
el círculo vicioso que aun vive.

Ya no obedecen a la luna
las mareas secas, ni al dorado
la errante polvareda diurna.

Plástico y mierda amontonados,
humo negro de columnas que fuman,
suicidio bicéfalo el día del ocaso.

.

.

Pablo Esporas

As súas palabras eran: Locura-Calvicie

Locura acuosa

El aire soplaba
con violencia y desanimo
a la vez.
Propulsado por un
loco calvo que quería
volar una cometa
de agua.
Agua aceitunada,
agua embotellada
calvicie desaliñada.
Locura cretácica
dinosaurios perdidos
en un mundo
sin fin regido
por Alemania.

.

.

Davis Nei Negreau

As súas palabras eran: León-Traición

Disimulada mediante palabras,
sofocada a través de susurros,
regocijándose en promesas,
camuflándose entre burros.
Confusa e irreal traición,
mentira de asnos
que ni siquiera con su tesón
están realmente sanos.
Podrida esta la verdad
la verdad del estúpido.
que no puede aceptar la indiferencia del León.
No son conscientes, no
de que la verdadera traición,
es la traición del León.

.

.

Tamara Barreiro Neira

As súas palabras eran: Isla-arte

Entre la tierra y el cielo
el artista isleño
rima el miedo.

Con la calma y con la brisa
lo rima el artista
en su isla,

pero en esa isla no hay arte
en la isla no hay miedo
ni está el cielo

ni la tierra.
No está ese artista
ni la calma ni la brisa

.

.

Clara Vidal

As súas palabras eran: Presión-Croqueta

Sol en tu camisa de flores,
gafas oscuras, toalla y varios cigarrillos.

La calidez de la ciudad abrasadora
te aplasta.

No hay playa ni monte
que te quede más lejos
que la de al lado de tu casa en ese día.

Por fin,
bajas. Llegas. Te descalzas. Lo notas.
Suavidad de terciopelo en tus extremidades.

Te paras y miras.

Y, en la orilla, croquetas presionadas
jugando con otros niños
que también son croquetas.

Y, en la arena, lagartos disecados
quemándose con turistas
convertidos ya en lagartos.

Y, en el paseo, grandes farolas inmóviles
escrutando con dulces hierros
ojos que, otros, ya inmovilizaron…

.

.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair /  Cambiar )

Google photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google. Sair /  Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair /  Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web ou un blogue de balde en WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: